IPEP de HUELVA

INSTITUTO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN PERMANENTE

CONTACTAR

En línea

Tenemos 14 visitantes y ningun miembro en Línea

Lo más leído

Buscar

QR

Este es nuestro QR

qr ipephuelva

Recuerda que debes usar en el móvil un lector de QR

Admisión Alumnado Curso 2018/19

ADMISIÓN PARA EL CURSO 2018/19matricula.18.19


  • El plazo de presentación de la solicitud de admisión es del 1 al 15 de junio.
  • La solicitud de admisión es obligatoria para todos aquellos alumnos/as de nuevo ingreso en el IPEP de Huelva y para aquellos que cambien de nivel o modalidad (aunque estén matriculados).
  • El impreso de admisión se puede recoger en la copistería, bajar de la web del IPEP, en los enlaces que aparecen en esta noticia (Anexos I, II y V), o en la web de la Consejería.
  • En caso de ser admitidos, el período de matriculación será del 1 al 10 de julio. Los alumnos del IPEP que continúen deben matricularse obligatoriamente en este plazo.

DOCUMENTACIÓN:

General:

  • Impreso de admisión por duplicado.

EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA PARA PERSONAS ADULTAS (Anexo I)

  • Información de carácter tributario: firma de todos los miembros de la unidad familiar.
  • Documentos de reconocimiento de discapacidad (si procede).

BACHILLERATO PARA PERSONAS ADULTAS (Anexo II)

  • Documentos de reconocimiento de discapacidad (si procede).

SOLICITUD/MATRICULACIÓN DEL ALUMNADO EN PLANES EDUCATIVOS (Anexo V)

Especificar en el reverso de la solicitud/matriculación:

  • Las materias pendientes (Preparación de la prueba para la obtención del título de Bachiller).
  • La rama de conocimiento (Acceso a la Universidad para mayores de 25 años).

No se recogerán bajo ningún concepto solicitudes incompletas (Falta de documentación o de algún dato).

PLAZO DE PRESENTACIÓN DE SOLICITUDES: 

ü  El plazo de presentación de la Solicitud de Admisión es del 1 al 15 de junio.

ü  La solicitud de admisión es obligatoria para todos aquellos alumnos/as de nuevo ingreso en el IPEP de Huelva y para aquellos que cambien de nivel o modalidad (aunque estén matriculados)

ü  El impreso de admisión se puede recoger en la Copistería, bajar de la web del IPEP, o en la web de la Consejería

ü  El periodo de matriculación será del 1 al 10 de julio

DOCUMENTACIÓN:

General:

ü  Impreso de admisión por duplicado, fotocopia del NIF o documento acreditativo.

EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA PARA PERSONAS ADULTAS: (ANEXO I)

ü  Certificado del centro donde esté cursando estudios, certificado de estudios o copia compulsada de título/certificado.

ü  Información de carácter tributario: firma de todos los miembros de la unidad familiar.

ü  Documentos de reconocimiento de discapacidad (si procede).

BACHILLERATO PARA PERSONAS ADULTAS: (ANEXO II)

ü  Certificado de los estudios realizados

ü  Documentos de reconocimiento de discapacidad (si procede).

SOLICITUD/MATRICULACIÓN DEL ALUMNADO EN PLANES EDUCATIVOS: (ANEXO V)

ü  Especificar en el reverso de la solicitud/matriculación:

·         las materias pendientes (Preparación de la prueba para la obtención del título de Bachiller)

·         la rama de conocimiento (Prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años)

NO SE RECOGERÁN BAJO NINGÚN CONCEPTO SOLICITUDES INCOMPLETAS (FALTA DE DOCUMENTACIÓN O DE ALGÚN DATO)

National...

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias
  • "La muerte extenderá sus alas sobre todo aquel que se atreva a entrar en la tumba sellada de un faraón". Esta antigua maldición, que supuestamente estaba escrita en un antiguo texto árabe, se encontraba en poder de la novelista Marie Corelli, que la recordó al enterarse de la muerte de lord Carnarvon en su hotel de El Cairo en 1923. La escritora, muy popular en Gran Bretaña por sus obras góticas, ya había avisado de que posiblemente la tumba recién descubierta del faraón niño pudiera hallarse bajo algún tipo de protección mágica, y cuando supo de la enfermedad de lord Carnarvon afirmó: "No puedo dejar de pensar que ha corrido algún riesgo al perturbar el descanso final de un rey de Egipto cuya tumba estaba especial y solemnemente custodiada y robarle sus posesiones". Cuando el aristócrata murió poco después, sus palabras fueron consideradas proféticas. La escritora Marie Corelli, autora de novelas góticas, estaba convencida de que la tumba de Tutankamón se hallaba bajo el influjo de algún tipo de protección mágica Pero ¿había una maldición en la tumba de Tutankamón? ¿Estaba realmente protegida por algún tipo de fuerza mágica que acabó con la vida de todos los que estuvieron relacionados con su descubrimiento? Parece que la ciencia, como suele ser habitual, ha encontrado la solución al enigma. ¿Hubo de verdad una sucesión de muertes? La tumba del faraón Tutankamón fue descubierta en el Valle de los Reyes el 4 de noviembre de 1922. A pesar de haber sufrido algún robo en la antigüedad, el sepulcro estaba casi intacto y conservaba la mayor parte del ajuar funerario del monarca. Cuando terminó la excavación, diez años después, se documentaron nada menos que 5.397 objetos, incluyendo la famosa máscara funeraria del rey. A la fama internacional que obtuvo el hallazgo contribuyó también la historia de la maldición, y el hecho de que algunos de sus descubridores empezaran a morir en extrañas circunstancias (incluso Arthur Conan Doyle, el padre del legendario detective Sherlock Holmes, contribuyó a propagar la creencia de que una terrible maldición perseguiría a quienes se habían atrevido a profanar la tumba del faraón). Algunos periódicos ingleses llegaron a atribuir a la maldición la muerte de unas treinta personas, entre ellas la del propio lord Carnarvon. Ese mismo año, 1923, murió el hermano de Carnarvon y Archibald Douglas Reid, encargado de radiografiar la momia de Tutankamón. Poco después murió el arqueólogo Arthur Mace, que abrió la cámara funeraria junto con Carter. También murió Richard Bethell, secretario de Carter, en 1929; el arqueólogo Alby Lythgoe, del Museo Metropolitano de Nueva York, en 1934; los directores del departamento de antigüedades del Museo Egipcio de El Cairo... A pesar de lo que pueda parecer, lo cierto es que estudios posteriores revelaron que de las 58 personas presentes en la apertura de la tumba y del sarcófago del rey, sólo murieron ocho en los doce años siguientes. Algunos periódicos ingleses llegaron a atribuir a la maldición la muerte de unas treinta personas, entre ellas la del propio lord Carnarvon El descubridor de la tumba, el arqueólogo Howard Carter, harto de las especulaciones sobre la supuesta maldición, declaró: "Si no es una difamación como tal, apunta en ese sentido tan despreciable, y toda persona sensata debería desechar tales invenciones con desdén". Pero perdía el tiempo. Las especulaciones fueron en aumento, e incluso llegaron a acusarle de estar en connivencia con las autoridades para "tapar" las pruebas. Los hongos, posibles culpables En relación a estas muertes y sobre si es posible que estuvieran relacionadas con la tumba, aunque por supuesto no con una maldición, el microbiólogo Raúl Rivas sugiere que la explicación podría encontrarse en microorganismos dormidos durante milenios, como algunos hongos de la especie Aspergillus, cuyas esporas pueden permanecer viables durante siglos o incluso milenios. Esto explicaría por ejemplo, la muerte de lord Carnarvon. El aristócrata tenía muy mala salud desde que sufrió un grave accidente automovilístico en su juventud. La explicación tradicional dice que murió a causa de una infección cuando por error se afeitó una picadura de mosquito que se infectó y acabó causando su muerte por septicemia. Pero Rivas abunda en las explicaciones establecidas por otros investigadores que piensan que la causa de la muerte podría haber sido una infección fúngica cuando el aristócrata inhaló esporas de Aspergillus en la tumba de Tutankamón, lo que le habría provocado una aspergilosis pulmonar de tipo invasivo, una enfermedad muy grave de la que no pudo recuperarse debido a su ya de por sí precaria salud. Algunos investigadores creen que lord Carnarvon inhaló esporas del hongo Aspergillus que le provocaron una grave enfermedad pulmonar de la que no se recuperó Estudios recientes han constatado la presencia de este tipo de hongos sobre diversas momias en todo el mundo, lo que, según Rivas, haría factible que algunos de los visitantes de la tumba de Tutankamón –posiblemente quienes tuviesen una salud más débil– hubieran podido contraer una infección, como lord Carnarvon o como George Jay Gould, el magnate de los ferrocarriles, que murió de una neumonía en 1923 y que había estado presente en la apertura de la tumba. Afortunadamente, hoy ya nadie (o casi nadie) cree en maldiciones faraónicas ni teme a la momia de Tutankamón, que descansa en su tumba en un sarcófago de cristal sellado en un ambiente controlado, a la vista de los miles de turistas que la visitan a diario sin que ningún percance les suceda. Pero a pesar de ello, no cabe duda de que la historia del descubrimiento de la tumba del faraón niño y de la maldición que la acompaña ha adquirido tintes novelescos y sigue despertando pasiones entre los amantes del Egipto faraónico. Para saber más Raúl Rivas. La maldición de Tutankamón y otras historias de la microbiología. Gaudalmazán, Córdoba, 2019. Joyce Tyldesley. La maldición de Tutankamón: la historia de un rey egipcio. Ariel, Barcelona, 2012.

  • El mundo prestó atención mientras Neil Armstrong, Edwin Aldrin, Buzz, y Michael Collins se comunicaban entre ellos y con el comunicador de cápsula -capcom-, el controlador de vuelo en Houston. El 20 de julio, a las 16:17 y 43 segundos -hora de Florida- mientras el Eagle -el módulo lunar- se separaba del Columbia -el módulo de mando- y se posaba durante 102 horas, 45 minutos y 43 segundos después del lanzamiento, sobre el polvo de aquel mundo desolado y sin viento. Esto es parte de lo que se dijo: Armstrong: Houston, aquí base Tranquilidad. El Eagle ha alunizado. Capcom (astronauta Charles M. Duke): Recibido, Tranquilidad, os recibimos. Aquí teníais a un montón de tíos a punto de ponerse azules. Estamos respirando de nuevo. Muchas gracias. Collins (desde el Columbia): ¡Fantástico! Armstrong: Houston, os habrá parecido que la fase final duraba mucho. El sistema de selección automática de objetivo nos estaba llevando directamente a un… cráter, con una gran cantidad de peñascos y rocas… y hemos tenido… que pilotar manualmente sobre el campo de rocas para encontrar un área razonablemente buena. Capcom: Recibido. Desde aquí ha sido precioso, Tranquilidad. Corto. Aldrin: Ya entraremos en detalle, pero lo que nos rodea parece una colección de rocas de casi todas las formas posibles, ángulos, granularidad, de casi todos los tipos de roca… Los colores, bueno… No parece que haya mucho color; sin embargo, sí que parece que algunas de las rocas y de las piedras [vayan a] presentar colores interesantes. Corto. Capcom: Recibido, Tranquilidad. Que sepáis que en esta habitación y en todo el mundo hay un montón de rostros sonrientes. Corto. Armstrong: Aquí arriba hay dos. Collins: Y no os olvidéis del que hay en el módulo de mando… Y gracias por conectarme a la retransmisión, Houston. Me lo estaba perdiendo todo. Capcom: Recibido, Columbia… Diga algo. Deberían poder oírlo… Collins: Recibido. Base Tranquilidad, a mí me ha parecido genial desde aquí arriba. Habéis hecho un trabajo estupendo, chicos. Armstrong: Gracias. Tú ahora ocúpate de mantener la base en órbita y preparada para nosotros. Capcom: Base Tranquilidad… Houston. Todos vuestros consumibles están útiles [consumo normal de combustible y oxígeno]. Se os ve bien en todos los aspectos… Todo es excelente. Cambio. Armstrong: Podría interesarte saber que no creo que encontremos dificultad alguna en adaptarnos a 1/6 g; al menos, los movimientos te vienen inmediatamente por instinto. Capcom: Recibido, Tranquilidad. Corto. Armstrong: Fuera de la ventana hay una llanura relativamente nivelada cubierta de cráteres, con una cantidad considerable de cráteres de la variedad de 1,5 a 15 metros de diámetro y algunas crestas pequeñas, diría que de 6 a 9 metros de altura, y literalmente miles de cráteres de 300 a 700 centímetros alrededor de la zona. Vemos algunos bloques angulares a aproximadamente 30 metros por delante de nosotros que probablemente miden algo más de medio metro, con los bordes angulosos. También se ve una loma justo… delante de nosotros, aunque es difícil de estimar, debe de estar a un kilómetro o kilómetro y medio. Collins: Suena como que tiene mejor aspecto ahora que ayer, con aquel ángulo de sol tan bajo. Entonces nos pareció tan irregular como una mazorca. Aldrin: […] Me gustaría aprovechar esta oportunidad para pedir a todos los que nos escuchan, sean quienes sean y estén donde estén, que se detengan un instante para contemplar lo que ha sucedido durante las últimas horas y que den las gracias, cada uno a su manera. Corto. Los astronautas inician los preparativos para abandonar el Modulo Lunar, no sin antes haber realizado una comprobación detallada de su nave para asegurarse de que todo está en orden para el despegue final. Armstrong será el primero en salir, unas 6 horas y media después del alunizaje. Armstrong: Se está abriendo la escotilla. Aldrin: Neil, tu alineación está bien. Un poco hacia mí. De acuerdo, baja. Armstrong: ¿Cómo voy? Aldrin: Vas bien. Armstrong: De acuerdo, Houston. Estoy en la plataforma. Capcom (ahora es el astronauta Bruce McCandless): Tío, nos llega una imagen por la tele. Aldrin: Ah, es una buena imagen, ¿eh? Capcom: Bueno, hay mucho contraste y, de hecho, ahora está boca abajo en nuestro monitor, pero se distingue bastante bien… De acuerdo, Neil, ahora te vemos bajar la escalera. Armstrong: Estoy al pie de la escalerilla. Los pies del LM [módulo lunar] solo se han hundido 3 o 5 centímetros en la superficie, aunque esta parece ser de grano fino, muy fino cuando se la ve de cerca. Es casi como si fuera polvo. De vez en cuando es muy fina. Ahora voy a bajar del LM. Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad. La cámara de televisión en el LM graba los primeros movimientos de Armstrong entre las oscuras sombras de la Luna y la luz cegadora del Sol. Armstrong: La superficie es fina y parece polvo. Puedo… puedo recogerla con el pie sin apretar mucho. Se adhiere en finas capas a las suelas y a los costados de mis botas como si fuera polvo de tiza. Solo avanzo centímetro a centímetro, pero en las finas partículas de arena ya puedo ver las huellas de mis botas y las pisadas. Capcom: Neil, aquí Houston. Te recibimos. Armstrong: No parece que haya dificultad alguna para moverse. Como sospechábamos, quizá sea incluso más fácil que las simulaciones a 1/6 g que realizamos… en tierra. De hecho, no estoy teniendo problemas para caminar. El motor de descenso no produjo cráter alguno. Esencialmente, estamos en un lugar bastante nivelado. Puedo ver marcas de rayos que emanan del motor de descenso, pero en una cantidad insignificante. De acuerdo, Buzz, estamos listos para bajar la cámara. Aldrin: Estoy listo. Armstrong: De acuerdo, aquí en la sombra está bastante oscuro y no puedo garantizar que no voy a perder el equilibrio. Voy a dirigirme hacia la luz sin mirar directamente al Sol. Aldrin: De acuerdo, ¿vas a recoger ahora la muestra de contingencia, Neil? Armstrong: Esto es muy interesante. Es una superficie muy lisa, pero de vez en cuando, cuando introduzco el recolector de muestras de contingencia, me topo con una superficie muy dura, que parece ser del mismo material, pero mucho más cohesionado. Voy a tratar de recoger una roca. Aquí hay un par. Aldrin: Parece muy hermoso desde aquí, Neil. Armstrong: Posee una belleza inhóspita propia. Se parece mucho al High Desert de los Estados Unidos. Es diferente, pero es muy bonito lo de aquí fuera. Aldrin: ¿Estás listo para que salga? Armstrong: Todo listo. De acuerdo, ya has visto las dificultades con las que me he ido encontrando. Vigilaré la parte inferior de tu PLSS -Portable Life Support System, Sistema Portátil de Soporte Vital- desde aquí abajo. Aldrin: Ahora quiero dar marcha atrás y cerrar parcialmente la escotilla. Me aseguraré de no cerrarla por completo. Armstrong: Una idea especialmente buena. Aldrin: Esta va a ser nuestra casa durante el próximo par de horas y queremos cuidarla bien… Esto es tan sencillo como saltar de un escalón al siguiente. Armstrong: Eso es. Aldrin: Hermosa vista. Armstrong: ¿Qué te parece? Unas vistas magníficas… ¿A que es divertido? Aldrin: Las rocas resbalan un poco… Hay que ir con cuidado e inclinarse hacia la dirección que quieres tomar… Hay que entrecruzar los pies para quedarse abajo, donde está tu centro de masas. Y Neil, ¿no te dije que podríamos encontrarnos con algunas rocas violetas? Armstrong: ¿Has encontrado una roca violeta? Aldrin: Sí. Una muy pequeña, brillante… Armstrong: Para los que no la hayan leído, leeremos la placa que está situada en el pie delantero de la fase de aterrizaje de este LM. Primero, hay dos hemisferios que representan a cada uno de los hemisferios de la Tierra. Debajo dice: «Aquí, unos hombres procedentes del planeta Tierra pisaron por primera vez la Luna en julio de 1969 d. C. Vinimos en son de paz en nombre de toda la humanidad». Está firmada por los miembros de la tripulación y por el presidente de los Estados Unidos. Collins (desde el Columbia): [...] Esto es histórico. Capcom: Recibido… Supongo que ahora están desplegando la bandera. Collins: Genial. Capcom: Creo que eres la única persona sin cobertura televisiva. Collins: Es cierto. Pero no pasa nada, no me importa. ¿Cómo es la calidad de la imagen? Capcom: ¡Es preciosa, Mike! De verdad. Collins: ¡Caramba, es fantástico! ¿La iluminación es mínimamente decente? Capcom: Sí. Acaban de clavar la bandera y ahora se ven las barras y las estrellas sobre la superficie de la Luna. Collins: Hermoso. Simplemente, hermoso Aldrin: Tienes que ir con mucho cuidado para controlar tu centro de gravedad. A veces hace falta dar dos o tres pasos para asegurarte de que tienes los pies abajo… Capcom: Neil y Buzz, el presidente de los Estados Unidos está en su despacho ahora mismo y quiere dirigiros unas palabras. Corto. Armstrong: Sería un honor. Capcom: Adelante, señor presidente. Presidente Nixon: Hola, Neil y Buzz, os estoy hablando desde el Despacho Oval de la Casa Blanca y seguramente esta será la llamada telefónica de mayor relevancia histórica que haré desde la Casa Blanca. No puedo llegar a expresar el inmenso orgullo que sentimos todos por lo que acabáis de lograr. Para cualquier americano, este tiene que ser el día de mayor orgullo en nuestras vidas; y también para la gente de todo el mundo. Estoy seguro de que se unen a los americanos y reconocen la enorme gesta que esto supone. Gracias a lo que habéis hecho, desde ahora el cielo forma parte del mundo de los hombres. Y como nos habláis desde el mar de la Tranquilidad, ello nos inspira a esforzarnos todavía más para traer paz y tranquilidad a la Tierra. En este momento único en toda la historia de la humanidad, todos los pueblos de la Tierra forman uno solo. Uno solo por el orgullo que sentimos ante lo que habéis hecho. Y uno solo en nuestras oraciones para que regreséis sanos y salvos a la Tierra. Armstrong: Gracias, señor presidente. Es un gran honor y un privilegio para nosotros estar aquí en representación no solo de los Estados Unidos, sino de la gente de bien de todas las naciones. Y con interés, curiosidad y visión de futuro. Es un honor poder participar en lo que está ocurriendo hoy aquí. Aldrin: ¿Cómo va con el muestreo, Neil? Armstrong: Las muestras están… selladas. Aldrin: Houston. El sismómetro fijo se ha desplegado manualmente. Armstrong: Estos cantos parecen de basalto y probablemente tienen un dos por ciento de minerales claros … Armstrong ha permanecido en la superficie de la Luna casi unas 2 horas. Los astronautas se han dedicado, sobre todo, a instalar el instrumental científico y tomar muestras de material lunar. Houston avisa de que les quedan unos 10 minutos antes de iniciar los preparativos para reentrar en el LM. Aldrin (obteniendo un testigo del substrato): Espero que estéis viendo los fuertes golpes que tengo que dar para hacerlo penetrar 13 centímetros… Incluso parece que esté mojado. Capcom: Buzz, aquí Houston. Es hora de iniciar la finalización de tus maniobras EVA [actividad extravehicular]. Armstrong: […] Estoy recogiendo varios trozos de unas rocas realmente vesiculadas ahora mismo. Capcom: Recibido, Neil y Buzz. Prosigamos…Vamos un poco justos de tiempo. Aldrin: […] Me dirijo a la escalerilla… Adiós, amigos. Al igual que fue el primero en pisar la Luna, Neil Armstrong es el último en abandonarla. Después de cargar aproximadamente 25 kilos de rocas y suelo lunar en el LM mediante un sistema de cabos y poleas, el comandante sube la escalerilla. Aldrin le da las indicaciones oportunas para pasar por la escotilla. Aldrin: […] Ahora empieza a arquear la espalda. Eso es. Tienes mucho espacio. Armstrong: Gracias. ¿Me topo con algo ahora? Aldrin: Ahora tienes vía libre. Es conmigo con quien te estás rozando… Ahora mueve tu pie y yo alcanzaré la escotilla… La escotilla está cerrada y acoplada. Capcom: […] La tripulación de la base Tranquilidad está de nuevo en el interior de la base…Todo fue estupendamente. Collins: ¡Aleluya! Armstrong: Houston, aquí base Tranquilidad. Repres [represurización] completa. Capcom: Recibido, Tranquilidad. Ya hemos podido ver por televisión cómo os desprendíais del equipo, y el experimento sísmico fijo registró impactos cada vez que el PLSS golpeó la superficie. Corto. Armstrong: Uno ya no puede salir impune de nada, ¿verdad? Capcom: […] En nombre de todas las personas que estamos aquí abajo, en Houston, y, de hecho, en nombre de la gente de todos los países del mundo entero, nos gustaría decir que pensamos que hoy habéis hecho un trabajo magnífico. Corto. Aldrin: Muchas gracias. Ha sido un día muy largo. Capcom: Sí, descansad… Aldrin: Houston, aquí Tranquilidad. ¿Habéis tenido suficiente tele por hoy? Capcom: Tranquilidad, aquí Houston. Sí, ha sido un buen programa. Aldrin: De acuerdo, nos despedimos. Hasta mañana. Después de casi 12 horas desde el alunizaje del Eagle, la cámara de televisión sobre la Luna deja de transmitir. Armstrong y Aldrin descansan antes del crítico despegue. Si el motor no entra en ignición, no habrá viaje de regreso para los dos astronautas. Houston anuncia que faltan 2 minutos. Y después: Aldrin: […] Ha sido fabuloso. Subiendo a 8 metros, 10 metros por segundo… Ha sido un paseo muy tranquilo. Ahí está ese cráter. Capcom (ahora es el astronauta Ronald Evans): Eagle, aquí Houston. Un minuto y... todo estará listo. Aldrin: A 45 metros. Precioso. Capcom: […] Todo va sobre ruedas. Armstrong: Estás justo debajo de la U. S. 1. Ahora únicamente falta que el Eagle se acople al Columbia para iniciar las 60 horas de viaje de regreso a la Tierra y que resista a la abrasadora reentrada. La nave se acopla y solo se produce un momento de pánico por un movimiento inesperado. Collins: Ese ha sido raro… era como si… ¿no estarías sacudiéndote por ahí durante el ciclo retráctil? Armstrong: Sí. Parece que ha sucedido en el momento en que he activado la propulsión plus X [hacia arriba]… Collins: Sí, durante un par de segundos he tenido trabajo ahí. Capcom: Todo va bien. Ha sido un día muy intenso. Collins: ¡Ni que lo digas! Reportaje Especial: La llegada del hombre a la Luna

Investigación...

Investigación y Ciencia: Actualidad científica

Noticias de actualidad del ámbito científico de Investigación y Ciencia