Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.

IPEP de HUELVA

INSTITUTO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN PERMANENTE

CONTACTAR

DÍA DEL LIBRO

dia del libro 2019

En línea

Tenemos 19 visitantes y ningun miembro en Línea

Lo más leído

Buscar

QR

Este es nuestro QR

qr ipephuelva

Recuerda que debes usar en el móvil un lector de QR

Instrucciones Coronavirus

A TODO EL ALUMNADO DEL I.P.E.P.

INFORMACIÓN SOBRE EL PERÍODO SIN CLASES PRESENCIALES

  • El centro permanecerá cerrado al alumnado hasta el próximo viernes 27 de marzo (incluido).
  • Los exámenes aplazados se reanudarán el primer día en que se abra el centro, con el mismo horario. Es decir, ese día se realizarán los exámenes previstos, en el horario previsto, para el día 16 de marzo. En días posteriores se harán los demás.
  • La recuperación del 2º trimestre de la E.S.P.A. se celebrará, si nada lo impide, el día 15 de abril.
  • El tercer trimestre comienza el lunes 16 de marzo, a todos los efectos. Los profesores facilitarán material y asignarán tareas y actividades a través de la plataforma Moodle.
  • Para la modalidad presencial se han abierto aulas virtuales de todas las asignaturas (ver las instrucciones de acceso en la pestaña “Moodle” en esta misma página).
  • Cualquier gestión o consulta se realizará por vía telemática, a través del apartado de esta página “Contactar”.

Y recuerda: “QUÉDATE EN CASA

National...

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias
  • Cuando infecta, el SARS-CoV-2 no discrimina geografía, género ni profesión. El virus parece afectar a las personas del mismo modo, incluso a los niños que no parecen ser más inmunes al virus. Las últimas cifras de China, donde se inició el brote el pasado diciembre, muestran que los menores de edad podrían contraer el patógeno en tasas comparables a las de los adultos.No obstante, la enfermedad no parece afectarles del mismo modo: tras infectarse, los niños parecen tener menos probabilidades de caer gravemente enfermos. De hecho, más de un 90% de los casos pediátricos son moderados, leves o asintomáticos. Esta fortaleza juvenil no es nueva y se ha observado antes en otras enfermedades, como la varicela.Ahora mismo, el test de SARS-CoV-2 se realiza a pacientes con síntomas evidentes y es probable que no se haya detectado a mucha gente con síntomas leves o asintomática.Según aumentan el número de test en todo el mundo, los datos de enfermedades graves en niños podrían cambiar.Niños menos afectadosEl pasado 24 de marzo, los responsables de salud pública del Condado de Los Ángeles informaron del fallecimiento de un adolescente, lo que significó la primera defunción de un menor vinculada al coronavirus en Estados Unidos. Sin embargo, los resultados preliminares de los test muestran que es "muy probable que los niños se vean menos afectados", asegura Eric Rubin, investigador y médico de la Facultad de Salud Pública de Harvard y editor jefe del New England Journal of Medicine.En los pasados brotes de SARS y MERS se observó un patrón similar: en ambas enfermedades respiratorias graves, también ocasionadas por coronavirus, no parecían afectar del mismo modo a los más jóvenes. Los científicos y los médicos siguen en proceso de aprendizaje sobre el nuevo virus y las defensas que utiliza el sistema inmunitario, pero averiguar por qué el SARS-CoV-2 es menos grave en niños podría ser relevante para conocer nuevas formas de combatir la propagación de la enfermedad."La forma de ganar la batalla al virus es entender su biología y la respuesta al virus. Entonces, podremos abordarlo en todos los niveles ", afirma Gary Wing Kin Wong, neumólogo pediátrico de la Universidad China de Hong Kong y autor de un estudio reciente sobre la prevalencia de la COVID-19 en niños.Orden inmunitario para combatir al virusLas enfermedades infecciosas son las causantes de una dura batalla en el cuerpo humano, librada entre los patógenos malignos y sistema inmunitario, la defensa natural del organismo. En condiciones ideales, el sistema inmunitario se limpia al cuerpo humano de los patógenos sin ocasionar daños colaterales en las células sanas, pero no siempre es así.No todos los sistemas inmunitarios son iguales ni tienen la fortaleza de organizar una respuesta contundente que evite que los gérmenes invasores causen estragos. También pueden darse las reacciones inmunitarias exageradas, que pueden causar más daños que los propios patógenos. Un difícil equilibrio en el interior del cuerpo humano.Rubin asegura que los adultos podrían sufrir los efectos de esta nueva enfermedad con más gravedad que los niños porque sus sistemas inmunitarios no son capaces de encontrar un término medio y se debaten entre una respuesta insuficiente y una excesiva. Las personas mayores, que hasta la fecha representan la mayoría de los fallecimientos por COVID-19, podrían encontrarse en peores condiciones porque su sistema inmunitario ha empezado a decaer.A diferencia de los niños, los adultos suelen sufrir otras patologías que debilitan la capacidad del cuerpo ante las enfermedades.Un cuerpo envejecido es como "un coche que lleva 15 años circulando, no está en buena forma. Cuando entra un invasor, podría ser capaz de provocar una destrucción más rápida", afirma Wong.Coronavirus en bebésLos sistemas inmunitarios poco desarrollados también podrían estar en riesgo, ya que no han tenido tiempo de dar respuestas a un amplio abanico de patógenos. Los casos de Covid-19 entre bebés son poco habituales, pero un estudio realizado en China a 2143 niños (de menos de 18 años) contagiados por SARS-CoV-2 determinó que la mayoría de los casos graves o críticos se daban en niños de cinco años o menos.Sin embargo, tras unos años de crecimiento, los sistemas inmunitarios de los más jóvenes podrían alcanzar un estado ideal y haberse hecho lo bastante resistentes como para contener una infección sin necesidad de responder de forma exagerada. Muchos de los casos más graves en adultos parecen ser por respuestas inmunitarias hiperactivas que destruyen células sanas junto a las infectadas, algo que podría ser menos común en niños. Wong asemeja estos ataques desenfrenados con enviar un batallón entero de tanques para enfrentarse a dos ladrones que han entrado a robar en una casa: "Acabas destruyendo toda la aldea".Los antecedentes no siempre son positivosEl SARS-CoV-2 es uno de los siete coronavirus conocidos que afecta a los humanos. Dos de ellos, que son responsables de las enfermedades del SARS y el MERS también pueden resultar mortales; el resto son relativamente benignos y provocan resfriados comunes de poca gravedad.Kanta Subbarao, viróloga y especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Instituto Peter Doherty de Infección e Inmunidad de Melbourne, intuye que una exposición previa a coronavirus de poca gravedad podría beneficiar a los niños frente a los adultos a la hora de enfrentarse a la COVID-19. Los niños, inmersos en entornos escolares, podrían estar generando anticuerpos constantemente para responder a esos coronavirus más leves y dichos anticuerpos serían suficientemente versátiles como para combatir el nuevo coronavirus, mucho más grave.No obstante, la experiencia previa ante un coronavirus no siempre es positiva.Cuando un patógeno invade el cuerpo, los anticuerpos reconocen las características específicas de ese microbio, se pegan a él y lo desarman antes de entregárselo a un leucocito para que lo destruya. Una estrategia muy eficaz cuando los anticuerpos encajan a la perfección con un virus, pero cuando estos mismos anticuerpos solo reconocen un patógeno parcialmente, podrían no incapacitarlo por completo. Al no haber sido reducido, el virus infectaría al leucocito y este facilitaría la propagación de la enfermedad por el cuerpo.Infección de las célulasEs un caballo de Troya, en el que el sistema inmunitario ayuda sin saberlo a que un virus infecte las células sanas. Este fenómeno se denomina amplificación de la infección dependiente de anticuerpos (ADE, por sus siglas en inglés). Se ha demostrado que este proceso ocurre en el virus del dengue y el virus del Zika, y algunos estudios preliminares sugieren que los coronavirus también lo podrían usar.De ser así, la ADE podría explicar por qué el SARS-CoV-2 es más letal entre adultos, cuyos sistemas inmunitarios responden de manera más agresiva ante una infección. No obstante, los investigadores señalan que las evidencias no son definitivas.Rubin afirma que el coronavirus tampoco tiene una especial predilección por infectar los leucocitos.La proteína que tiene la llave del procesoAl estudiar las células que ataca el SARS-CoV-2, los científicos han planteado otra teoría de por qué la enfermedad podía afectar más a los adultos. Al igual que su pariente el SARS-CoV-1 (que provoca el SARS), el SARS-CoV-2 impulsa el proceso infeccioso pegándose a la proteína ECA2. Esta proteína se encuentra en las superficies de las células de todo el cuerpo, pero se concentra en especial en partes de los pulmones y el intestino delgado.Algunos investigadores han planteado que las células pulmonares de los niños podrían fabricar menos proteínas ECA2, por lo que esta singularidad del desarrollo humano podría frustrar desde el principio los intentos del virus de infectar y extenderse.Por otra parte, Rachel Graham, epidemióloga y viróloga en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, indica que los coronavirus no requieren mucha ECA2 para penetrar en las células y que tener menos cantidad no siempre resulta beneficioso. Curiosamente, una de las muchas funciones de la ECA2 consiste en aumentar las defensas contra los virus respiratorios inutilizando una enzima que contribuye a la destrucción de tejidos. Estudios en roedores también sugieren que los niveles de ECA2 disminuyen con la edad, lo que podría afectar a la resistencia ante enfermedades de los más mayores.Más incógnitas que certezasLos investigadores siguen indecisos sobre cual de estas hipótesis podría explicar el aguante de los niños a la COVID-19, si es que alguna lo hace. "Es un campo abierto. Simplemente no lo sabemos", dice Rubin.Hay una serie de variables no relacionadas con la edad que complican la cuestión, como la genética de una persona, el entorno o su medicación. "Puede que todos estos factores sean en parte responsables del resultado. Entender un sistema biológico va a llevar su tiempo", afirma Wong.Conseguir entender su sistema biológico será crucial para frenar la pandemia y quizá los brotes futuros.Se trata del tercer ejemplo de un coronavirus animal que ha provocado una enfermedad grave en humanos, asegura Subbarao. "Es muy importante que lo entendamos para poder prepararnos mejor para el futuro". Por el momento, "podemos consolarnos con los datos de que lo común es quelos niños no enfermen de gravedad, por lo que debería tranquilizar a los padres", dice la viróloga.Sin embargo, los expertos coinciden en que la gente con síntomas leves o asintomática puede contagiar el nuevo virus a los demás. Wong insiste en que los niños "podrían ser un factor importante a la hora de hacer que la pandemia se propague", aunque tengan menos posibilidades de sufrirla de un modo muy agresivo.Graham recomienda que los padres expliquen a sus hijos qué es el virus, les mantengan informados y les inculquen buenas prácticas de higiene.Con cierre de colegios y guarderías, los más pequeños han reducido en gran medida el contacto mutuo, pero lo más importante es que se han cortado las interacciones con los seres queridos más vulnerables, como los abuelos.Aunque estas transformaciones no son fáciles, puede motivarse a los niños para que lo hagan. Los niños "tienen un instinto innato hacia la compasión", asegura Maryam Abdullah, psicóloga del desarrollo y directora de programas de cuidados parentales del Centro de Ciencia para el Bien Común de la Universidad de California. "Existe el mito de que los desastres sacan lo peor de las personas. Pero una y otra vez hemos visto a los niños esperando para ofrecer su apoyo. Es algo a lo que debemos aferrarnos ahora más que nunca".El artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com

  • Un equipo dirigido por geólogos de la Universidad de California Riverside ha descubierto el fósil que a día de hoy es el ancestro más antiguo conocido en el árbol genealógico de los animales con simetría bilateral. El hallazgo, descrito en el artículo Discovery of the oldest bilaterian from the Ediacaran of South Australia ha sido publicado esta semana en PNAS. La pequeña criatura parecida a un gusano y bautizada como Ikaria wariootia, es el organismo más antiguo con una parte delantera y una trasera, dos lados simétricos y una abertura en cada extremo conectadas por un intestino.Los primeros organismos multicelulares como las esponjas o las cyclomedusas tenían formas variables. Conocidos colectivamente como la biota del periodo Ediacárico, en este grupo podemos encontrar los fósiles más antiguos de organismos complejos y multicelulares que han habitado la Tierra. Sin embargo, la mayoría de estos no están directamente relacionados con los animales actuales, ya que carecen de características tan básicas como la boca o el intestino.El desarrollo de la simetría bilateral fue un paso crítico en la evolución de la vida animal, dando a los organismos la capacidad de moverse con determinación y una forma común -y aunque variable- muy exitosa a la hora de organizar sus cuerpos. Una multitud de animales, desde gusanos o insectos, pasando por los extintos dinosaurios hasta llegar a los humanos, se organizan alrededor de este esquema básico, un cuerpo con 2 lados.Los biólogos evolutivos que han estudiado la genética de los animales modernos predecían que el ancestro más antiguo de todos animales bilaterales tendría que haber sido un ser simple y pequeño, con órganos sensoriales rudimentarios, y cuya preservación el registro fósil y posterior identificación, se presentaría una tarea si no difícil, prácticamente imposible.Durante 15 años, los científicos especularon con que las cavidades fosilizadas halladas en los depósitos del período Ediacárico - hace 555 millones de años- en Nilpena, Australia del Sur, fueron realizadas por algunos de los animales con simetría bilateral más primitivos del mundo. Sin embargo hasta el momento no se había encontrado señal alguna de las criaturas autoras de dichas madrigueras, dejando a los científicos con nada más que dichas especulaciones. Ahora Ikaria wariootia aparece para llenar ese vacío.El descubrimiento ha de agradecerse a Scott Evans, astrobiólogo de la Universidad de California Riverside y Mary Droser del departamento de Paleoecología Evolutiva de la misma universidad, quienes se percataron de la existencia de unas impresiones minúsculas y ovales cerca de algunas de estas cavidades. Con la ayuda de un escáner láser tridimensional revelaron la forma regular y consistente que correspondería a la de un animal con un cuerpo cilíndrico, una cabeza y cola diferenciadas y una musculatura levemente acanalada. Ikaria wariootia, tenía la forma de un grano de arroz, y midió entre entre 2 y 7 milímetros de largo y aproximadamente 1 y 2,5 milímetros de ancho. "Pensábamos que estos animales deberían haber existido durante este intervalo, pero siempre entendimos que serían difíciles de reconocer", declara Evans. "Pero una vez realizadas las pruebas con los escáneres 3D, supimos que habíamos hecho un descubrimiento importante".Ian Hughes de la Universidad de San Diego y James Gehling del Museo del Sur de Australia, quienes también participaron en la identificación de Ikaria wariootia, explican que el nombre de la criatura precede de las palabras Ikara, que en el idioma Adnyamathanha significa "lugar de encuentro" y Warioota Creek una región que se extiende desde la cordillera de Flinders hasta la estación de Nilpena, donde los fósiles fueron identificados."El fósil de Ikaria es el más antiguo que tenemos con este tipo de complejidad", declara Droser. "Dickinsonia -otro de los fósiles encontrados de este periodo cuya identidad es aún tema de controversia- y otros organismos ediacaranos probablemente fueron callejones sin salida evolutivos, añade el autor. A pesar de su forma relativamente simple, Ikaria era un ser bastante complejo en comparación con otros fósiles de este período. Se enterró en delgadas capas de arena bien oxigenada en el fondo del océano en busca de materia orgánica, lo que indica también que ya poseía capacidades sensoriales rudimentarias.Las madrigueras también conservan las crestas transversales en forma de "V", lo que sugiere que Ikaria se movía al contraer los músculos de su cuerpo del mismo modo en que lo hacen los gusanos, un método de locomoción conocido como peristáltica. También esta evidencia de desplazamiento de sedimentos en las madrigueras y los signos de que se alimentaba con materia orgánica enterrada, revelan que Ikaria probablemente tenía boca, ano e intestino. "Esto es lo que predijeron los biólogos evolutivos", añade Droser. "Es realmente emocionante que lo que hemos encontrado se alinee tan claramente con su predicción", concluye.

Investigación...

Investigación y Ciencia: Actualidad científica

Noticias de actualidad del ámbito científico de Investigación y Ciencia
  • Urano es uno de los planetas menos conocidos del sistema solar. Viejos datos de la misión Voyager aportan ahora nuevos conocimientos sobre él.  

  • Dos nuevos estudios cuestionan que el misterioso exceso de rayos gamma del centro de la Vía Láctea y una brillante línea de rayos X observada en otras galaxias y cúmulos de galaxias se deban realmente a la materia oscura.