Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.

IPEP de HUELVA

INSTITUTO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN PERMANENTE

CONTACTAR

DÍA DEL LIBRO

dia del libro 2019

En línea

Tenemos 26 visitantes y ningun miembro en Línea

Lo más leído

Buscar

QR

Este es nuestro QR

qr ipephuelva

Recuerda que debes usar en el móvil un lector de QR

Calificaciones 1ª evaluación 17/18

numeros romanos webCALIFICACIONES 1ª EVALUACIÓN

     Puedes consultar las actas de la 1ª evaluación de la ESPA y de Bachillerato en la plataforma Moodle, dentro del apartado "Punto de encuentro del IPEP"

     Utiliza tus claves de usuario y contraseña para poder acceder.

     Para consultar tus calificaciones PINCHA AQUÍ.

National...

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias

www.nationalgeographic.com.es - Últimas noticias
  • El 21 de julio de 2018 un centenar de jóvenes estadounidenses se congregaron frente al edificio del Capitolio, en Washington, D.C., con un objetivo: exigir que todos sus representantes políticos se adhiriesen al Compromiso sin Combustibles Fósiles ("No Fossil Fuel Pledge"), una iniciativa que exigía a los candidatos electorales su compromiso a rechazar donaciones de más de 200 dólares de aquellas compañías o lobbies relacionados con los combustibles fósiles. Aquella acción, aparentemente aislada, se convertiría en la primera de las marchas por el clima que se han producido en los últimos años en todo el mundo. Había nacido Zero Hour, una organización que sirvió de guía a miles de jóvenes de todo el mundo para organizar acciones en favor del planeta.Greta Thunberg, quien por aquel entonces contaba solo con 15 años de edad, quedó fascinada por aquella iniciativa liderada por activistas adolescentes. Empezó a seguir a Jamie Margolin, la fundadora de Zero Hour, en las redes sociales. Muy pronto activistas jóvenes de ambos lados del Atlántico crearon un foro virtual para compartir sus preocupaciones sobre el cambio climático. El 20 de agosto de aquel mismo año, Thunberg decidió saltarse el colegio para protestar por la salud del planeta. Aquella acción fue el preludio de Fridays for Future (viernes por el futuro), una corriente internacional protagonizada por voces muy jóvenes dispuestas a tomar la iniciativa en la lucha contra el cambio climático."Los jóvenes que componen Zero Hour no tienen miedo de decir lo que el mundo necesita oír, incluso si se trata de una verdad incómoda", explica Jamie MargolinActivistas muy jóvenes, concienciados y persistentes"La década de los 20 será un período de cambio protagonizado los jóvenes", afirma con rotundidad Jamie Margolin a National Geographic España. La edad media de los integrantes de Zero Hour es buena prueba de ello. Muchos de los miembros destacados de la organización o bien no superan la mayoría de edad o bien se unieron al proyecto cuando contaban con 15 o 16 años de edad. Es el caso, por ejemplo, de Kallan Benson, una adolescente de 15 años que se decantó por el activismo después de un encuentro con el hijo de Barton Rubenstein, fundador de ONG Mother Earth Project. Madelaine Tew, la directora financiera de Zero Hour, solo cuenta con 16 años, mientras que Nadia Nazar, la directora de arte de la organización, solo tiene 17 años.Igual que Fridays for Future, Zero Hour y otras ONG están formados en la mayoría de los casos por estudiantes de secundaria que han contactado entre ellos a través de las redes sociales. Algunos se han conocido por Instagram, otros han coordinado encuentros virtuales por videoconferencia, y la mayoría ni siquiera han acabado el instituto. "En la mayoría de los casos Zero Hour pivota en torno al mundo de Internet -afirma Margolin-. Nos comunicamos a través del correo electrónico, redes sociales, grupos de Whatsapp, videoconferencias y llamadas telefónicas. Estamos distribuidos por todo el territorio nacional de Estados Unidos, así que es raro ver a los organizadores en una misma sala". Para participar en el debate climático, apuntarse a sus iniciativas o colaborar en la causa basta seguir las campañas en su página de Facebook, Instagram o Twitter."Somos una organización de jóvenes que les dice a nuestros líderes políticos verdades incómodas, y eso es algo revolucionario"Sin embargo, juventud no significa inexperiencia. A pesar de su corta edad, Zero Hour está perfectamente conectado con el ecosistema asociativo de Estados Unidos, y conocen bien qué organizaciones pueden hacerles de altavoz. En tan solo 2 años, la organización ha recibido el reconocimiento explícito de importantes ONG, entre las que destacan The Climate Reality Project, una entidad conservacionista respaldada por el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore.En solo 2 años, Zero Hour ha recibido el reconocimiento explícito de importantes ONG, entre las que destacan The Climate Reality Project.La organización ha calado fondo en el imaginario colectivo y en la agenda política de Estados Unidos. Incluso ha recibido el apoyo explícito del senador Bernie Sanders, candidato a las primarias del Partido Demócrata. Preguntamos a Jamie por la clave de su éxito. "El trabajo duro y la determinación", afirma la activista, quien nos explica que los jóvenes que componen Zero Hour no tienen miedo de decir lo que el mundo necesita oír, incluso si se trata de una verdad incómoda. La clave, puntualiza Margolin, es la constancia y la perseverancia. "Somos una organización hecha de jóvenes que les dice a nuestros líderes políticos verdades incómodas, y eso es algo revolucionario", afirma.Metas pragmáticasA diferencia de otras organizaciones no gubernamentales, enfocadas en colocar el cambio climático en la agenda mediática, el objetivo de Zero Hour es más pragmático. A pesar de su corta edad, estos jóvenes no piden lo imposible, sino metas concretas, factibles y cuantificables, que puedan llevarse a cabo con voluntad política. Incluso Jamie participó como voluntaria en la campaña de Hilary Clinton en las elecciones de 2016. "Somos un movimiento político -advierte la activista-. Las causas por las que no hemos acabado la crisis climática es política también lo son, igual que las soluciones. Si no hemos cumplido nuestros objetivos es debido a que nuestros representantes prefieren ganar dinero a velar por la salud del planeta".Somos un movimiento político. Las causas y las soluciones de la crisis climática también lo son, explica la fundadora de Zero Hour, Jamie Margolin.La visión política de Zero Hour queda patente en el planteamiento de los objetivos. "Determinamos nuestras metas basándonos no solo en premisas científicas, también en las necesidades políticas del momento. Por ejemplo, ahora mismo lo que impera es un llamamiento masivo a que la gente joven participe en las elecciones, por eso hemos desarrollado una iniciativa denominada #Vote4OurFuture (vota por nuestro futuro), en la que animamos a los miembros de nuestra generación a inscribirse en el censo electoral [de Estados Unidos]. La combinación entre los objetivos globales y estrategias locales es un rasgo definitorio de una entidad que pretende salvar nuestro planeta partiendo de acciones concretas."No podemos salvar el planeta si nuestros líderes siguen priorizando las demandas del lobby del petróleo sobre la salud de sus ciudadanos", apunta Jamie Margolin.Por ejemplo, en su página web aseguran que el movimiento surgió de su adhesión a Our Children’s Trust, una entidad que ha presentado demandas contra el Gobierno Federal de Estados Unidos. De ahí que sus objetivos a medio plazo no sean un brindis al sol, sino que estén basados en propuestas muy reales. Entre sus objetivos se cuentan la petición de que se incluya obligatoriamente una asignatura sobre el cambio climático en el programa educativo del país, o que Estados Unidos vuelva a formar parte de los Acuerdos de París. "No podemos salvar el planeta si nuestros líderes siguen priorizando las demandas del lobby del petróleo sobre la salud de sus ciudadanos", sostiene la activista.¿Quién tiene que liderar la transición ecológica?Los principios rectores que aparecen en la página web señalan que aquellos que tienen que liderar el movimiento son quienes se encuentren en primera línea del frente, entre los adquieren una consideración especial aquellos colectivos más desfavorecidos, así como las minorías. "Los marginados por nuestra sociedad colonial son quienes más están sufriendo los efectos más devastadores de la crisis climáticas -asegura Margolin-, mientras que aquellos que cuentan con más privilegios y un mayor acceso a los recursos del planeta son los mejor posicionados para encarar la emergencia climática".En noviembre de 2019, Estados Unidos anunció formalmente a las Naciones Unidas su retirada de los Acuerdos de París, el compromiso adoptado por 195 países del planeta para limitar el calentamiento del planeta por debajo de los 2 ºC hasta finales de siglo. Aquella decisión unilateral fue duramente criticada por asociaciones conservacionistas de todo el mundo, entre ellas Zero Hour, que marcó entre sus objetivos más apremiantes exigir al Gobierno de Washington que volviese a formar parte de aquel acuerdo internacional.Según Jamie Margolin, "ningún estado debe imponer sus propias soluciones al resto del mundo".¿Debería Estados Unidos, el segundo país que más contamina del planeta, liderar la política medioambiental del planeta?, preguntamos a Margolin. "Ningún país tiene que liderar el movimiento internacional por el cambio climático. Ningún Estado debe imponer sus propias soluciones al resto del mundo -asegura la activista-. ¿Tiene Estados Unidos que asumir sus responsabilidades y corregir sus errores con respecto a la emergencia climática? Por supuesto. ¿Significa ello que nuestra voz tiene que ser la única que se escuche, y que nuestras opiniones tengan que imponerse a la del resto del mundo? No. Nuestra obligación es asumir nuestras responsabilidades, pero no perpetuar un legado basado en el colonialismo".Una transición ecológica justaPor todo ello, para Zero Hour la emergencia climática es también una emergencia social, por lo que para salvar al planeta es necesario cuidar a los colectivos más desfavorecidos. La organización defiende lo que denominan una 'transición ecológica justa' que no deje a nadie atrás. "El Gobierno y las empresas necesitan tener un plan de transición para la población afectada, por ejemplo, los trabajadores del carbón deberían encontrar trabajo sin problemas, de la misma manera que los cocheros de los carruajes pudieron reciclarse cuando aparecieron los automóviles- sostiene Margolin-. Los culpables por el desastre climático no son los trabajadores, quienes hacen lo que pueden para dar de comer a sus familias, sino los directores generales de las grandes multinacionales que abusan de sus trabajadores y del planeta".Nuestros representantes políticos prefieren ganar dinero a velar por la salud del planeta"En la acción está la esperanza"La comunidad científica apremia a tomar medidas urgentes para proteger al planeta. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático advierte de que si queremos reducir el calentamiento global a 1,5 grados a final de siglo estamos obligados a restringir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% antes de 2030 y eliminarlas por completo en 2050, un objetivo que se antoja demasiado ambicioso. Esta misma institución alertaba recientemente que únicamente el 20% de los países firmantes del Acuerdo de París están haciendo los deberes. Pero la emergencia climática no desanima a estos jóvenes activistas, que no cejan en su empeño de conseguir un mundo mejor a partir de pequeños cambios. "Soy optimista y realista -afirma Margolin-. Este trabajo no tiene sentido si has perdido la esperanza en el futuro, pero para ello es necesario actuar cuanto antes para proteger nuestro planeta. Solo hay esperanza si hay acción", sentencia Margolin.

  • Muerto el 22 de noviembre de 1718, Edward Teach, más conocido como Barbanegra, fue el último de los piratas clásicos del Caribe, cuyo nombre ha pasado a formar parte del imaginario popular como uno de los mayores malvados de la historia. Su apodo, Barbanegra, se debió a su abundante y enredada barba, de un intenso color negro, la cual adornaba, según reza la leyenda, con mechas de cañón que él mismo encendía durante los abordajes para infundir aún más terror entre sus enemigos. Con sus imponentes dos metros de altura y aspecto y mirada demoníacos, Barbanegra lucía un tricornio tocado de plumas y exhibía ante los horrorizados ojos de sus víctimas sus espadas, cuchillos y juegos de tres pistolas de distintos calibres.Su aspecto y mirada demoníaca hicieron de Barbanegra el terror de lo mares, y más aún cuando en cada abordaje encendía unas mechas de cañón que adornaban su abundante barbaLas primeras hazañas de BarbanegraSe desconoce el lugar exacto de su nacimiento: algunos apuntan a Bristol, otros a Carolina del Sur, e incluso a Jamaica. Los padres de Teach regentaban una taberna y las malas lenguas dicen que drogaban a los marineros para luego embarcarlos en naves en las que de estar sobrios nunca hubieran subido. Otros apuntan a que Barbanegra tuvo una posición acomodada puesto que sabía leer y escribir. Sea como fuere, sus inicios como marino tuvieron lugar durante la guerra entre Francia e Inglaterra por el control de Estados Unidos, actuando como corsario inglés y atacando barcos franceses. Al finalizar la contienda y quedarse sin trabajo, Barbanegra dejó de ser corsario para convertirse en pirata. Comenzó a navegar en compañía de un conocido pirata llamado Benjamin Hornigold, y fue entonces cuando empezó a vestir de la particular forma con que más tarde sería recordado. La isla de Nueva Providencia fue el escenario de sus primeras fechorías. Allí capturó un carguero español procedente de La Habana, otro de las Bermudas y un tercero de Madeira. En 1717 apresó al mercante francés Concorde, que se convertiría en su buque insignia y que rebautizaría como Queen Anne’s Revenge (La venganza de la reina Ana). Lo transformó en una formidable máquina de guerra a la que armó con más de cincuenta cañones.Tras ser un corsario al servicio del Imperio británico, Barbanegra se convirtió en pirata y dio sus primeros golpes con otro famoso pirata, Benjamin HornigoldLa hazaña que hizo célebre a Barbanegra fue perpetrada en la base naval de San Vicente, en las islas de Barlovento, donde apresó a la nave Great Allen, que transportaba un valioso cargamento. Tras la escaramuza asesinó a la tripulación e hizo quemar el barco. Al conocerse la noticia, el buque de guerra inglés Scarborough zarpó enseguida para dar caza a Barbanegra y castigar su osadía, pero el navío sufrió asimismo una sonada derrota y tuvo que retirase. La notica corrió como la pólvora y Barbanegra se convirtió en el enemigo público número uno del Imperio."El gran diablo" rechaza el indultoPara erradicar la piratería de la zona, el rey Jorge I decretó una amnistía para todos aquellos piratas que abandonasen sus actividades. En el caso de que no quisieran aceptar las condiciones del edicto, las penas que se contemplaban en caso de ser capturados iban de la horca a las amputaciones de miembros. Barbanegra rehusó las condiciones estipuladas por el monarca y siguió con sus actividades delictivas. Entregado a un auténtico frenesí de ataques, Barbanegra asaltó posesiones tanto francesas como británicas y españolas. Sus incursiones en la península del Yucatán, en México, le valieron el mote de "El gran diablo".Barbanegra asaltó posesiones tanto francesas como británicas y españolas y sus incursiones en la península del Yucatán le valieron el mote de "El gran diablo"La situación económica en Carolina del Norte no pasaba entonces por su mejor momento y el gobernador de la colonia, Charles Eden, llegó a un acuerdo con Barbanegra por el cual el pirata y su tripulación serían perdonados acogiéndose al Acta de Gracia. A cambio, parece ser que el gobernador acordó dejarle actuar con total impunidad y a cambio recibir una parte del botín que Barbanegra obtuviera de sus fechorías. En esa época, el pirata se casó con una jovencita de dieciséis años y se estableció como si fuera una persona honrada en la isla de Ocracoke.Pero la farsa duró poco. En mayo de 1718, Barbanegra sitió la ciudad de Charleston y mantuvo secuestrada a toda la población. Tan sólo levantó el bloqueo cuando le entregaron un rescate de mil quinientas libras. La leyenda cuenta que Barbanegra llevó a cabo esta acción para hacerse con un lote de medicamentos para curar a su tripulación, que sufría de sífilis. Para el pirata la salud de sus hombres era fundamental, hasta el punto de que cuando capturo la nave francesa Concorde, Barbanegra se deshizo de toda la tripulación excepto de los cirujanos del barco.Se inicia de la persecuciónAnte el avance imparable de la piratería, y conocedor de que Barbanegra tenía su base en la isla de Ocracoke, el gobernador de Virginia, Alexander Spotswood, ante la posibilidad de que la economía de la colonia pudiera verse afectada, se puso en contacto con el teniente de la Marina Real Robert Maynard para que se hiciera cargo de la situación y acabara con el pirata. El 21 de noviembre, al mando de las balandras Ranger y Jane, el militar inglés llegó al extremo sur de la isla de Ocracoke. Una noche, mientras Barbanegra estuvo bebiendo ron con el patrón de una balandra con la que mantenía algunos "negocios", Maynard aprovechó para preparar el ataque del día siguiente.El 22 de noviembre de 1718, Barbanegra, que ya estaba avisado de la llegada del teniente inglés, puso rumbo hacía el interior de los canales de la isla a bordo del Adventure. Maynard ordenó que una chalupa se hiciera a la mar para observar los movimientos de la nave de Barbanegra quien, al darse cuenta, la cañoneó a placer. Tras izar la enseña real, Maynard ordenó a sus naves que se dirigieran tan rápido como pudieran para interceptar a Barbanegra. Éste, al ver a las naves inglesas dirigirse hacia su posición, ordenó la retirada mientras sus cañones disparaban una y otra vez contra los ingleses. Según algunas versiones, todas las naves quedaron varadas por falta de viento, por lo que Maynard se vio obligado a perseguir al pirata a golpe de remo. Pero las naves inglesas no iban armadas con cañones y el teniente ordenó a sus hombres que disparasen sin cesar con sus armas cortas.Mientras Maynard se iba deshaciendo del lastre, Barbanegra empezó a increparle: "¡Malditos villanos! ¿Quiénes sois? ¿Y de dónde venís?", a lo que Maynard le respondió que no era pirata y que él mismo subiría a su barco en cuanto pudiera. En respuesta a su desafío, Barbanegra, con un vaso de ron en la mano, le contestó: "Así se condene mi alma si os doy cuartel u os pido alguno".Tras una noche llena de ron y celebraciones, Barbanegra se escabulló por los canales de la isla Ocracoke y el teniente Maynard empezó a perseguirleLas dos naves inglesas embarrancaron y, para evitar mas muertes, Maynard ordenó a sus hombres que se escondieran en las bodegas con sus armas preparadas. Los únicos que se mantuvieron en el puente fueron él mismo y el timonel, al cual también ordenó que se tumbara. Cuando Barbanegra vio que no había nadie en cubierta, ordenó a sus hombres que abordaran las naves inglesas: "¡Saltemos y hagámoslos pedazos!", ordenó. Sediento de sangre, Barbanegra abordó la balandra inglesa con la mitad de su tripulación, dispuesto a pasar a cuchillo a todo el que quedase, pero nada más subir abordo se dio cuenta de que había caído en una trampa cuando escuchó a Maynard ordenar a sus hombres que subieran rápidamente a cubierta. Durante varias horas, ambas tripulaciones se enzarzaron en una lucha a muerte en la que Maynard y Barbanegra acabaron enfrentándose cara a cara.Una muerte cargada de leyendaLa leyenda de Barbanegra estaba a punto de nacer. El pirata fue finalmente abatido tras recibir veinticinco heridas, cinco de ellas de pistola. Cuando la otra balandra de Maynard pudo desembarrancar, atacó por un costado disparando hasta que la tripulación pirata finalmente se rindió. Maynard no mostró compasión alguna con el cadáver de Barbanegra: ordenó que le cortaran la cabeza y que ésta fuera expuesta durante varias semanas en el bauprés, el mástil que sale casi horizontalmente de la proa. A su regreso a Virgina, trece de los quince prisioneros fueron ahorcados.Tras caer en una emboscada al abordar el barco inglés, Barbanegra entabló un duelo a muerte con Maynard, que acabo con el cuerpo del pirata decapitado después de recibir veinticinco heridasSobre la figura de Barbanegra circulan varias leyendas, como la que cuenta que una vez decapitado su cuerpo flotó alrededor de la nave varias veces o la que dice que su fantasma vaga por la zona de Teach's Hole, un lugar en la isla de Ocracoke llamado así en su honor, buscando su cabeza perdida. Lo que sí está claro es que, dejando a un lado el folclore, la espada de Robert Maynard acabó con la vida de Edward Teach, el temible pirata Barbanegra, del cual la sola mención de su nombre provocaba auténtico pavor entre los habitantes del Nuevo Mundo.Para más información:Black Sails

Investigación...

Investigación y Ciencia: Actualidad científica

Noticias de actualidad del ámbito científico de Investigación y Ciencia